Veronese

Diego Maradona 1960-2020

El mundo despide a Diego Armando Maradona, a menos de un mes de cumplir 60 años. Se va un ídolo que siempre estará en el corazón de la gente, más allá de sus errores y de sus faltas. Diego Maradona: 1960-2020.

Diego Armando Maradona 1960-2020.
Diego Armando Maradona 1960-2020

Quinto hijo (el primer varón) de una familia humildísima, Diego Armando Maradona dio los primeros pasos en el fútbol con la camiseta de Argentinos Juniors en los Cebollitas de las inferiores.

“Cuando me dicen que soy Dios, yo respondo que están equivocados: soy un simple jugador de fútbol. Dios es Dios y yo soy Diego”

Diego Armando Maradona

Con 16 años, a 4 meses del debut en la primera división de Argentinos, César Luis Menotti lo incluyó en la Selección Nacional: “Entre y haga lo que sabe”, le dijo al chico que llevaba el 19 en la espalda.

Sin embargo, le fue negado jugar el Mundial de 1978 en su propio país, y no pudo integrar aquella Argentina campeona como era su deseo.

Después, todo fue vértigo, locura, estupefacción: como sentenciara su amigo Nery Pumpido, “Diego tuvo una vida que fueron 150 años, como mínimo”.

Ya lo había contado el 10 al inicio del milenio: “Hasta ahora he vivido 40 años pero que valen por setenta… De un golpe salí de Fiorito y fui a parar a la cima del universo y allí me las tuve que arreglar yo solo”.

Diego Armando Maradona 1960-2020
“La pelota no se mancha.”

Fueron más de 4 décadas de una vida espasmódica en que se elevó a los cielos y se hundió en el barro en una sucesión interminable de acciones convulsas.

El día de la despedida como jugador en la Bombonera atinó a confesar: “Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha”.

“La primera vez que me drogué fue en Europa, en el 82. Tenía 22 años y fue para creerme vivo. ¿Sabés qué jugador hubiese sido sin la droga?”, se lamentaba ya retirado.

Cualquier comentario sobra, cualquier juicio está de más cuando se va el hombre, imperfecto como tal, universal como nadie, que dio sin pedir felicidad a varias generaciones, aún las que no lo vieron jugar en vivo.

“Cuando me dicen que soy Dios, yo respondo que están equivocados: soy un simple jugador de fútbol. Dios es Dios y yo soy Diego”, replicaba a sus adoradores.

“Dios ha muerto”, tituló la revista francesa L´Équipe en su portada, y hay algo de verdad prosaica en ello.

Adiós eterno.

#DiegoMaradona
#Diego
#Maradona
#10
#D10S
#AD10S
#DiegoEterno
#AgenciaVeronese
#VeroneseProducciones

Te invitamos a curiosear en nuestras últimas novedades

Publicidad

10 de junio: Día del Trabajador de la Carne de la República Argentina.

Arriba