Veronese

Vía pública o la vía libre de siempre

Vía Pública

La vía pública fue y es el espacio por excelencia de la publicidad de todos los tiempos.

Vía pública, ese espacio de todos –a veces agobiante, pero siempre interesante– por donde transitan vehículos y peatones, ha sido y es un lugar preferencial para anunciar ya desde antes de que existieran publicidad y medios tradicionales de comunicación. Calles, avenidas, bulevares, peatonales, medianeras, fachadas, murales, vallas, marquesinas, refugios, señales, plazas, parques, paseos, ciclovías, sendas, caminos, rutas, autopistas, túneles, subterráneos metropolitanos, playas, ramblas, vehículos de transporte, cualquier sitio es en potencia válido cuando se requiere llegar de manera eficaz al gran público.


El gran formato, propio de la necesidad de crear un estímulo fuerte que resista a las interferencias y a la distancia, es la forma por excelencia para atrapar al transeúnte en la vía pública.

Vía pública para McDonald’s

Si me hubieran dado un ladrillo por cada vez que repetí la frase ‘Calidad, Servicio, Limpieza y Valor’, probablemente habría podido tender un puente que cruce el Océano Atlántico con ellos.

—Ray Kroc.

“¿Se puede imaginar un mundo sin la Big Mac?”, pregunta la ubicua cadena de restaurantes de comidas rápidas McDonald’s ideada por el visionario Ray Kroc allá por 1954. Con presencia en más de 120 países –la primera franquicia Argentina abrió en 1985– dentro de los cuales unos 35.000 locales les dan de comer a cerca de 70 millones de personas por día, la compañía del lema “Me encanta” (en inglés “I’m lovin’ it”) es también una dueña de la vía pública por antonomasia.

Más allá de los avisos tradicionales de radio, televisión y gráfica, McDonald’s mantiene una campaña intensiva de uso de la vía pública como parte de su modelo de negocios: es precisamente cuando la gente está en la calle el momento en que mejor se puede estimular el deseo que genere la acción que se traduzca en compra.

Vía pública. Cartel en altura.

Ingenio y sorpresa: las claves para lograr la atención en la vía pública.

La ley de los arcos dorados

En su libro de 1999 “The Lexus and the Olive tree. Understanding Globalization”, el escritor y periodista Thomas Friedman, 3 veces ganador del Premio Pulitzer y columnista del New York Times, estableció lo que dio en llamar “La ley de los arcos dorados”, en obvia alusión al logotipo vigente desde 1968, aunque ya era parte del diseño de los restaurantes desde 1962.

Mediante un uso creativo del razonamiento inductivo, Friedman llegó a la conclusión de que no existen 2 países que se hayan declarado la guerra luego de que se instalara McDonald’s.

La expansión de la presencia de marca de McDonald’s en América Latina permitió que en agosto de 2007 se conformara, como resultado de la adquisición de McDonald’s Latin American por parte de un grupo de operadores regionales, la compañía de franquicias Arcos Dorados Holdings.

En la actualidad, Arcos Dorados es la más grande organización de franquicias del planeta en términos de volumen de ventas y cantidad de restaurantes franquiciados alrededor del mundo. A los 3 años de creación, y por fuera de sus otros negocios, Arcos Dorados manejaba el 7% de los negocios totales de McDonald’s, con más de 95.000 empleados –la mayoría de ellos principiantes– y 4,5 millones de consumidores diarios.

Las maneras de decir “Me encanta”
Arriba