Veronese

Eficiencia energética verdadera

Más allá de los esfuerzos de gobiernos y organizaciones, de los avances tecnológicos y metodológicos, del mejoramiento y optimización de los procesos, de la recuperación y el reciclaje, la mayor contribución para el logro de una eficiencia energética verdadera que ayude a morigerar los efectos del cambio climático en curso está en las acciones individuales y del entorno social: cada uno de nosotros, en su casa, en el trabajo, en los lugares de estudio y esparcimiento, puede defender al Planeta con pequeños grandes gestos.

La eficiencia energética verdadera empieza por casa.
♻️ Todos los esfuerzos por conseguir una eficiencia energética verdadera son inútiles si no disminuimos los consumos de recursos de manera drástica.

Eficiencia energética: verdadera RSE

05/03 · Día Mundial de la Eficiencia Energética

La eficiencia energética verdadera empieza por casa.
♻️ La eficiencia energética verdadera empieza por casa y aquí te damos 10 simples gestos para empezar hoy.

En el Día Mundial de la Eficiencia Energética, que se celebra cada 5 de marzo desde la Primera Conferencia Internacional de Eficiencia Energética realizada en Austria en 1998, brindamos algunas recomendaciones sencillas en pro de favorecer ese aporte personal para el rescate del medio ambiente.

“La mayor contribución para el logro de una eficiencia energética verdadera que ayude a morigerar los efectos del cambio climático en curso está en las acciones individuales y del entorno social: cada uno de nosotros, en su casa, en el trabajo, en los lugares de estudio y esparcimiento, puede defender al Planeta con pequeños grandes gestos.

La auténtica Responsabilidad Social Empresaria (RSE) es la que involucra a cada uno de los pequeños actores de cada comunidad, sea laboral, barrial, social, regional.

Cuando se nombra a la eficiencia energética verdadera suele asociársela aún hoy sólo con la generación de energía a partir de fuentes renovables, lo cual tiene parte de certeza, pero no es la mayor parte.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es cómo gestionar y cuidar los recursos con los que contamos, el desafío más urgente para nosotros y para las generaciones que nos señalan nuestros errores en su noble lucha contra los efectos devastadores del cambio climático.

La emisión de gases de efecto invernadero (GEI) producto de la desaprensión humana, además de tener una magnitud desmedida, ha experimentado una tasa de crecimiento enorme (sólo entre 1970 y 2005, las emisiones de CO2 crecieron más del 80%)..

Es paradójico que la combinación virtuosa que hizo posible la vida sobre la Tierra (el Efecto Invernadero) hoy se haya vuelto un problema tan grave que puede llegar a destruir a la mayoría de los ecosistemas.

El Informe Stern sobre la economía del cambio climático, encargado por el Reino Unido en 2006, consignó que las emisiones de GEI por sectores se distribuyen de la siguiente manera:

  • Generación de electricidad: 24%
  • Actividad industrial: 14%
  • Transporte: 14%
  • Edificios urbanos: 8%
  • Actividades relacionadas con la energía: 5%
  • Uso del suelo (incluida la deforestación): 18%
  • Actividades agropecuarias: 14%
  • Residuos: 3%

Gestos de buena voluntad solidaria

“El Día Mundial de la Eficiencia Energética se celebra cada 5 de marzo desde la Primera Conferencia Internacional de Eficiencia Energética realizada en Austria en 1998.

A continuación te proponemos sólo 10 acciones básicas que podés practicar sin esfuerzo y de manera cotidiana a partir de hoy mismo para tratar de devolver algo del equilibrio a tu entorno:

  • Concientizá a los que nos rodean para que cambien sus hábitos diarios irracionales y hagan un uso más eficiente de la energía.
  • Aprovechá al máximo la luz solar natural en las actividades diarias, evitá o racionalizá todo lo posible el uso de la luz y la calefacción artificial.
  • Mejorá la iluminación en casa y usá lámparas LED (las más eficientes en la actualidad) en todos los artefactos eléctricos que sea posible.
  • Automatizá el encendido y apagado de luces en zonas de paso y permanencia breve, ya sea mediante detectores de presencia, o de sistemas domóticos centralizados.
  • Optá por los electrodomésticos y aparatos que tengan la etiqueta con eficiencia energética A +++.
  • Apagá los equipos eléctricos y los de gas cuando no estén en uso para disminuir el consumo innecesario.
  • Regulá correctamente las temperaturas de los dispositivos térmicos –frío/calor– de acuerdo con las recomendaciones del fabricante (acondicionadores de aire, estufas, heladeras, freezers, cavas) ya que consumen cerca un tercio de la energía del hogar.
  • Mantené en buen estado las uniddes, limpiá los filtros, boquillas, quemadores, y eliminá la suciedad acumulada.
  • Ahorrá agua al bañarte –ducha corta en lugar de baño de inmersión– y evitá usar el agua caliente siempre que sea posible.
  • Utilizá el transporte público, la bicicleta, vehículos eléctricos disponibles, o caminá todo lo que se pueda, y en el caso de usar vehículos privados o de alquiler, tratá de ir al menos con un acompañante.
Cambio climático y eficiencia energética verdadera: tu casa está en nuestra casa, la Tierra.
♻️ Si no invertimos las tendencias actuales de consumo individual, familiar y grupal, el proceso por el que el clima de las diversas regiones de la Tierra se convierte en un caos será irreversible.
Arriba